Atravesar una muchedumbre llena de sorpresas. Sentir con todos los sentidos, sin privilegiar ninguno, el ojo casi ausente. Luces y misterios dejan huellas. Una intimidad se establece con el tiempo que pasa.
< volver menú libros 18/25. Tres historias marroquíes. © Jeanne Chevalier