Más allá hay una ciudad donde el sol se acuesta con la mayor dulzura del mundo, una ciudad que no tiene miedo de dejar envejecer sus fachadas y que parece una auténtica acuarela. Tras las huellas de Orson Welles, el Hôtel des Iles y su gabinete de viejas fotografías de Paul Bowles, Tennessee Williams y Paul Claudel con una bella cita: "Solo hay un castillo en el que preferiría morir antes que entregar las llaves, es el de Mogador" (antiguo nombre de Essaouira).
< volver menú libros 15/25. Tres historias marroquíes. © Jeanne Chevalier